He aquí el resumen de la tercera semana de la repetición del juicio de Pablo Ibar

Nota: este resumen incluye lo acontecido el pasado jueves 13 y viernes 14 de diciembre de 2018.

BREVE RECAPITULACIÓN DE LA PRIMERA Y SEGUNDA SEMANAS DEL JUICIO

El primer día de la vista oral, el Juez Dennis Bailey tomó juramento a las 18 personas que componían el jurado (12 titulares y 6 suplentes, ninguna de las cuales conoce su condición de miembro titular o suplente). Durante la primera semana causaron baja en el jurado un hombre de avanzada edad que, debido a la medicación que toma, se quedó dormido durante un alegato de la Fiscalía, y una mujer, que causó baja por enfermedad. Por tanto quedan en el jurado 16 personas, de las cuales 10 son mujeres y 6 hombres. No ha habido más bajas por ahora.

TESTIGOS DE LA FISCALÍA

En lo que llevamos de vista oral, han prestado testimonio, como testigos de la Fiscalía, muchos testigos que básicamente han aportado hasta ahora una descripción pormenorizada del escenario del triple asesinato en Miramar en 1994, así como del lugar en que apareció quemado el Mercedes Benz de Sucharski, una de las víctimas, automóvil en el que los perpetradores huyeron del lugar del crimen. Nada hay en la mayor parte de esos testimonios que relacione a Ibar con el triple asesinato por el que fue condenado a muerte en un segundo juicio en 2000 (El primer juicio en 1997 resultó nulo porque el jurado no alcanzó la mayoría simple requerida para un veredicto en aquel
entonces: hoy, tanto un veredicto de “culpable” como de “no culpable” requieren un veredicto unánime).

Por último, prestó testimonio Mark Suchomel, investigador de escenarios de crímenes que protagonizó la mayor parte de las sesiones de la primera semana, describiendo detalladamente el escenario del triple asesinato. Al ser contrainterrogado por la defensa, admitió que había obtenido muchas pruebas físicas, entre las que había recogido más de 100 huellas dactilares, todas las cuales excluyen a Pablo Ibar del lugar del crimen. Sin embargo, posteriormente, el martes 11 de diciembre, la Fiscalía aportaría un nuevo peritaje de huellas dactilares realizado con estándares de 2018, según los cuales algunas de esas huellas que con los estándares de 1994 excluían a Ibar, hoy son calificadas de “no concluyentes”.

CONTAMINACIÓN DE PRUEBAS

Cabe destacar que en estas dos semanas, delante del jurado, tanto el ex policía Saling como el fiscal Chuck Morton examinaron pruebas sin seguir los debidos protocolos de uso de guantes y demás precauciones, por lo que la defensa señaló que dichas pruebas quedaban claramente contaminadas.

Al igual que en la primera semana, el juicio siguió adelante en sesiones de lunes, martes, jueves y viernes. Todas ellas empezaron a las 9.30 de la mañana y terminaron por la tarde entre 5 y 6 pm, con una pausa de 1 hora a mediodía.

TESTIMONIOS MÁS RELEVANTES

El martes, 4 de diciembre, la Fiscalía llamó a declarar a Gary Foy, cuyo testimonio fue la única prueba de cargo con la que se condenó a muerte a Ibar en el año 2000, junto con el video de videovigilancia de poca resolución y fuertes contrastes lumínicos . Testificó que pasaba en coche por la calle del lugar de los hechos y que los dos perpetradores que salieron de la casa y se metieron en el Mercedes Benz de Sucharski le siguieron hasta el siguiente semáforo. Exageró el tiempo que pudo ver a los perpetradores en el semáforo por el retrovisor con expresiones imprecisas como “mucho tiempo” o “largo rato”.

Afirmó que en el reconocimiento fotográfico tenía claro que Ibar era la persona que vio en el asiento del copiloto pero que inicialmente también señaló más fotos porque su mujer le había dicho que no se inmiscuyera en este asunto, y que en el reconocimiento fotográfico final seleccionó a Ibar y a otra persona más por este motivo. La fiscalía en ningún momento le preguntó si reconocía a la persona de la foto se encontraba presente en el tribunal.

El jueves 6 de diciembre, la fiscalía llamó a declarar al ex detective Manzella, encargado de la investigación del triple asesinato. Durante su declaración aportó una versión de los hechos que no fue consistente con declaraciones e informes anteriores suyos, en un intento de reforzar en determinados aspectos el testimonio de Gary Foy. El jueves concluyó sin que diera tiempo a la defensa a proceder al contrainterrogatorio de Manzella, el cual tuvo lugar el viernes 7 de diciembre y ocupó la mayor parte de la jornada. Dicho contrainterrogatorio corrió a cargo del abogado Fred Haddad. Durante una jornada con momentos de mucha tensión, Haddad pudo demostrar en varias ocasiones que Manzella había mentido y que había intentado modificar su testimonio en relación con el prestado en ocasiones anteriores con el único fin de perjudicar a Ibar.

Manzella admitió que no siguió otras pistas que había en torno al caso. No siguió una pista que señalaba a una participación en los hechos por la familia Gambino de la Mafia, ni tampoco siguió la pista que le proporcionó JC McGill que acudió a la comisaría de Miramar a denunciar que su jefe le había ordenado quemar el coche Mercedes Benz de Sucharski, y que fue asesinado la mañana siguiente a la salida de un night club.

En su declaración el día anterior, a instancias de la Fiscalía, afirmó que en la entrevista que mantuvo con Pablo Ibar en la cárcel del condado de Miami Dade, Pablo había cooperado en todo lo que se le pidió, permitió que se registrara su casa, consintió a que se interrogara a su madre, no puso ninguna objeción a entregar sus zapatos para realizar comparativas de huellas, que en general en la entrevista Ibar había sido mostrado en todo momento una actitud completamente colaboradora. Pero a diferencia de en otras ocasiones, afirmó que al final de la entrevista, sacó la foto sacada del video de videovigilancia y le preguntó: “¿Y por qué tengo yo esta foto tuya?”.

En esta ocasión, Manzella declaró que la reacción de Ibar había sido de bajar la cabeza, en actitud de cómo si le hubieran atrapado. Sin embargo, la defensa pudo demostrar que en 9 declaraciones anteriores realizadas a lo largo de los años, en los juicios y apelaciones de Ibar y en los juicios y apelaciones de Seth Peñalver, siempre, absolutamente siempre había mantenido que Ibar había dicho que el de la foto no era él. Manzella intentó afirmar que en dos ocasiones anteriores sí que había dicho que Ibar había bajado la cabeza en actitud de culpabilidad pero, tras un breve receso, la defensa pudo demostrar con las trascripciones de todos y cada uno de los juicios y apelaciones anteriores que siempre Manzella había afirmado que Pablo negaba que él hubiera sido el de la foto.

En otro momento de su testimonio del jueves, Manzella afirmó que el testigo Gary Foy siempre había estado seguro de que la persona que aparecía en la foto nº5 de las que les habían sido mostradas –o sea Ibar- era el perpetrador, cuando en otras declaraciones anteriores no había sido así. La defensa pudo demostrar que Gary Foy, en todas sus declaraciones, incluida la de esta semana, había siempre manifestado que al final de la rueda de reconocimiento fotográfico tenía dudas de si el perpetrador era la persona que aparecía en la foto nº1 o la nº5.

Y la defensa pudo demostrar además que Manzella en la rueda de reconocimiento físico solamente había puesto a Ibar y no a la persona de la foto nº1, señalando además que las demás personas en la rueda de reconocimiento física tenían características físicas completamente distintas a las de la persona que sale en la foto del video de videovigilancia. Y todo esto se pudo acreditar mediante grabaciones y fotografías realizadas durante los procedimientos de identificación en 1994.

Por último, la jornada tuvo un cierre dramático al final del contrainterrogatorio de Manzella por la defensa, en relación con la camiseta hallada por la policía en el jardín de la casa donde se produjo el triple asesinato. Manzella afirmó en esta ocasión que Ibar en la entrevista en la cárcel de Miami Dade le había dicho que conocía la empresa Consolidated Electric Services, cuyo logo aparecía en dicha camiseta, cuando en múltiples ocasiones anteriormente había manifestado Manzella que Ibar no tenía conocimiento alguno de esa empresa. La defensa sacó por ejemplo un informe del propio Manzella en el que afirmaba que Pablo desconocía tal empresa.

Manzella entonces admitió que había escrito eso, pero que en realidad no era lo que quería decir. La defensa produjo posteriormente una transcripción de uno de los juicios posteriores a ese informe en los que Manzella había declarado que Ibar le había dicho que no conocía esa empresa. La defensa instó a Manzella a que leyera esa trascripción. Ante la resistencia y titubeos de Manzella, el Juez Bailey ordenó que le trajeran a él la trascripción y fue el propio juez quien leyó en voz alta cómo Manzella en aquella ocasión había testificado que Ibar había declarado desconocer esa empresa.

Ante este espectáculo hubo varias muestras de miembros del jurado sacudiendo la cabeza en incredulidad ante lo que presenciaban.

Visto el comportamiento de Manzella, la defensa, antes de que el juez cerrara la sesión del viernes 7 de diciembre, solicitó que el juez enviara una citación a Manzella para que esté a disposición del tribunal para otro posible contrainterrogatorio por parte de la defensa, probablemente en enero. La fiscalía protestó diciendo que no sería necesario citarle, que Manzella comparecería sin duda de forma voluntaria, pero el juez accedió a la petición de la defensa, por lo que el exdetective Manzella tendrá la obligación de volver a comparecer si la defensa así lo requiriera más adelante.

RESUMEN DE LA ÚLTIMA SEMANA DEL 10 AL 14 DE DICIEMBRE DE 2018

Estrategia seguida por la Fiscalía esta última semana

La última y tercera semana de la vista oral se podría calificar de una semana en la que la Fiscalía ha hecho patente su deseo de modificar la calificación de las pruebas que se realizó en el juicio del año 2000 con el fin de abrir la puerta a sospechas de una posible culpabilidad en pruebas que no admitían duda en el juicio de 2000. Por ejemplo, tanto en el año 2000 como en todas las apelaciones realizadas desde entonces, no había duda de que María Casas, madre de Ibar, ya fallecida, no sólo nunca había señalado a su hijo como ser la persona que aparece en la foto borrosa extraída del video, sino que además había negado activamente que fuera él la persona que sale en esa imagen. Sin embargo la Fiscalía, a través del testimonio del ex detective Manzella y a pesar de las pruebas documentales, pretende señalar lo contrario.

Asimismo, en todos los juicios anteriores y en todas las apelaciones, había quedado claro que ninguna de las huellas dactilares encontradas en el lugar del crimen coincidía con las de Ibar, por lo que éste en toda lógica queda excluido. Sin embargo, esta semana la Fiscalía ha presentado un nuevo estudio de las huellas dactilares halladas en el lugar del crimen analizadas con los estándares de 2018, que son distintos a los de 1994. Con los estándares actuales, algunas huellas pasarían de excluir a Ibar a ser “no concluyentes”.

LUNES 10 DE DICIEMBRE

Lectura de la declaración de María Casas en juicios anteriores

Hubo cierto debate acerca de si la Fiscalía podía afirmar que la madre de Ibar había identificado a Ibar en las imágenes del video. Por fin el juez decidió que la Fiscalía no debía hacer tal afirmación, en primer lugar porque en su testimonio escrito niega en todo momento e incluso vehementemente tal posibilidad, por mucho que el detective Manzella en su declaración afirmara que le había identificado, ya que la fiscalía no dispone de la firma de Casas en una foto ni de ninguna otra forma de documentar tal identificación.

Posteriormente, la fiscalía llamó a declarar al que fue director de la empresa Southeast Florida Electric (SFE), donde trabajaba la madre de Pablo, al objeto de establecer una posible relación entre la camiseta hallada en el jardín del chalet donde se produjeron los hechos.

Dicha camiseta contiene grandes cantidades de ADN de las tres víctimas y de dos sujetos masculinos no identificados que no son Ibar. En dicha camiseta, en la última comparativa de ADN realizada, como prescribe la ley de Florida, antes de este juicio, apareció una mínima traza de ADN con una coincidencia parcial con el ADN de Ibar que está muy por debajo de los estándares internacionalmente aceptados en materia de ADN como para que sean una prueba incriminante para Ibar. Se da la circunstancia de que la ley prescribe que se realice una comparativa nueva de ADN antes de cada juicio y de cada apelación, por lo que, entre juicios y apelaciones de Ibar y de Peñalver (el otro coacusado en este caso), previamente se habían realizado ocho comparativas de este tipo a lo largo de los años, todas las cuales dieron un resultado negativo en ADN de Ibar.

Pues bien, dicha camiseta lleva el logotipo de Consolidated Electric Services, CES, una empresa de distribución de material eléctrico. El objetivo de que la fiscalía llamase a declarar al director de la empresa donde trabajaba María Casas era intentar establecer la posibilidad, por remota que fuera, de que una camiseta de este tipo, que la empresa CES utilizaba como material de promoción, hubiera podido llegar a posesión de Ibar a través de la madre de Ibar que trabajaba en SFE, otra empresa del sector.

Testimonio del detective Scarlett

Posteriormente la Fiscalía llamó al detective Scarlett, que es quien había organizado la identificación fotográfica y la rueda de reconocimiento física para el testigo Gary Foy. En el contrainterrogatorio, el detective Scarlett admitió haberle enseñado a Foy una selección final de seis fotos entre las que se encontraba Ibar, y que en la rueda de identificación física pusieron a Ibar con otras 5 personas que no eran las de las fotos restantes ni se parecían físicamente al perpetrador que salía en la imagen borrosa sacada del video, a pesar de que Foy había expresamente pedido ver a las seis personas de las fotos o al menos a dos de ellas, para decidirse, con lo que admitió que muy probablemente esto habría influido en la identificación realizada por Gary Foy.

Asimismo en el contrainterrogatorio Scarlett incurrió en una contradicción, al afirmar primero que grabaron a Foy mientras realizaba su identificación con la selección de fotos, alegando que eso era lo que hacían siempre, y posteriormente admitió que no le grabaron hasta después de que hubiera llevado a cabo la identificación.

Peritaje de Mesick, nuevo experto en huellas digitales

La fiscalía posteriormente llamó a declarar a un nuevo experto en huellas dactilares que recientemente ha realizado una revisión de la comparativa de huellas dactilares realizada en 1994 pero siguiendo los estándares más recientes y estrictos en vigor en 2018. El objeto de la fiscalía es cambiar el resultado de la comparativa. Bajo los antiguos estándares las huellas dactilares del lugar del crimen descartaban por completo a Ibar. Bajo los nuevos estándares el resultado pasaría a ser meramente no concluyente. Prosiguió su declaración al día siguiente.

MARTES 11 DE DICIEMBRE DE 2018

Continuación del peritaje de Mesick, nuevo experto en huellas digitales Mesick, el nuevo experto en huellas dactilares terminó su peritaje, en el que, al aplicar estándares de 2018 a las huellas dactilares recogidas en el lugar del crimen, quedó patente que ninguna de ellas coincide con las huellas dactilares de Pablo Ibar, si bien, la Fiscalía señaló que varias de ellas habían pasado de un estatus de “no coincidencia” con las de Ibar a un estatus “no concluyente” por la calidad de las mismas. La propia fiscalía no hizo demasiado hincapié en ello, consciente de que también, para ellos, se trata de un argumento no concluyente.

Testimonio del detective Shinaberry

La fiscalía llamó entonces a prestar testimonio al detective Shinaberry que tomó muestras de sangre de las víctimas, que introdujo en viales que luego fotografió. El objeto de este testimonio presumiblemente tiene que ver con la cadena de custodia de las muestras de ADN que se extrajo a las víctimas.

JUEVES 13 DE DICIEMBRE DE 2018

Testimonio de William Bodziak

La Fiscalía trajo a declarar a William Bodziak, experto en huellas de zapatos del FBI. En todos los juicios anteriores el experto con que entonces contaba la Fiscalía, Fred Boyd, no pudo certificar que una de las huellas sangrientas en el lugar del crimen coincidieran con los zapatos que llevaba puesto Francisco Rincón, detenido con Ibar en 1994 y al que no incriminaron en este caso. Rincón compartía vivienda con Ibar y varias otras personas. Según William Bodziak, la huella de zapato sangrienta hallada en el lugar del crimen sí coincide con esos zapatos. En el contrainterrogatorio, la defensa señaló que para el ojo de una persona lega en la materia, la huella recogida en el lugar del crimen no se parece en absoluto a las suelas de los zapatos de Rincón.

Testimonio del Detective Bertrand

Testificaron asimismo el Detective Bertrand, que es quien tomó la muestra de ADN que Ibar presto voluntariamente –al igual que en todas las ocasiones anteriores- en 2017. Bertrand llevó posteriormente dicha muestra al laboratorio Bode Cellmark para su análisis. También presto testimonio el Sr. Kelly, encargado de la custodia de las pruebas y que lleva el registro del almacenamiento y de todo movimiento al que hayan sido sometidas las pruebas a lo largo de estos años. Tanto en este testimonio como en el anterior no hubo nada sustancial a juicio de la defensa.

VIERNES 14 DE DICIEMBRE DE 2018

Testimonio del encargado de la custodia de pruebas en la Oficina del Sherriff de Broward County

En esta jornada, la Fiscalía llamó a testificar a tres personas. La primera de ellas fue el encargado de la custodia de las pruebas en la Oficina del Sherriff de Broward County. Su declaración duró apenas unos minutos. Declaró que justo antes de venir a declarar tomó una foto de la camiseta azul recogida en el lugar de los hechos, colocada en una bolsa de plástico sellada. En el contrainterrogatorio admitió que era la primera vez que veía esa camiseta en su bolsa de plástico sellada, y que no podía testificar sobre sus posibles movimientos y paradero antes del momento en que tomó la foto antes de acudir al tribunal.

Testimonio de Gloria Debeck

La segunda persona en testificar fue Gloria Debeck, de Mitotyping Technologies, que testificó que en el año 2009 realizó las pruebas de análisis de ADN mitocondrial comparando el pelo recogido en la camiseta y el cabello de William Ortiz, a quien Juan Gispert identificó en un programa de televisión como el perpetrador que sale en el video. Testificó que la comparativa descartaba con toda seguridad de William Ortiz. En el contrainterrogatorio, sin embargo, la testigo Gloria Debeck no pudo testificar sobre el origen del pelo que le proporcionaron para realizar la comparativa con el cabello de Ortiz. Testificó que recibió la camiseta en una bolsa de plástico bastante deteriorada que tenía toda la apariencia de haber sido muy manipulada, con el cierre con claras muestras de haber sido abierto y cerrado en varias ocasiones, pero que no podía atestiguar sobre su custodia entre 1994 y 2009 cuando le encargaron el análisis, al no tener ella ninguna información al respecto.

Testimonio de Gene Klemetzko

La tercera persona en testificar fue Gene Klemetzko, que desde 1994 ha cambiado su apellido por Tessier. Fue deportado de EE.UU. por estar en el país de forma irregular y reside en la actualidad en Canadá. En los juicios en 2000 (el de Seth Peñalver y el de Pablo Ibar) había testificado que había visto a Ibar y a Peñalver acudir a la casa que compartían con otras personas para recoger una pistola y que algún tiempo después habían vuelto en un automóvil grande negro para dejar la pistola. Ya en la repetición del juicio de Peñalver en 2012 reveló que su testimonio había sido falso, que en aquella época era drogadicto y que había prestado falso testimonio influido por cierta enemistad que mantenía tanto con Ibar como con Peñalver. En el contrainterrogatorio reiteró que había prestado falso testimonio tanto sobre Ibar como sobre Peñalver en los distintos juicios y bajo las preguntas del abogado Joe Nascimento de la defensa atestiguó, por primera vez en 24 años, que le habían pagado 1000 dólares por su testimonio y que quien había aprobado dicho pago era el detective Manzella.

PREVISIONES

Es muy probable que, la semana que viene, la fiscalía la dedique a tratar todo lo relativo a las pruebas de ADN. La defensa no tiene esta información directamente de la Fiscalía, ya que la Fiscalía en todo momento se ha negado a aportar información sobre el orden en que aporta sus testigos y peritos, pero por eliminación es prácticamente lo único que queda por tratar por parte de la misma.

Es probable que la Fiscalía termine su turno con todo lo relativo al ADN al final de la semana que viene, tras lo cual se procederá al receso navideño. El juicio se reanudará posteriormente el 7 de enero, pasadas las fiestas navideñas, ya con el turno de la defensa, que presentará sus testigos y peritajes. La defensa prevé que será bastante más breve en su turno de testigos y peritajes que la Fiscalía.

CROWDFUNDING

La Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar recauda fondos para cubrir el presupuesto de 1.300.000 dólares de la defensa. Dicho presupuesto cubre los honorarios de 4 abogados especializados en distintas áreas de lo que es un juicio penal en el Estado de Florida.
¡Necesitamos vuestra ayuda! Por ahora hemos recaudado y pagado el 84,1% del presupuesto pero necesitamos tu ayuda para conseguir el 15,9% restante. No te pedimos ningún gran sacrificio.

La filosofía de un crowdfunding es precisamente conseguir muchos pequeños donativos. Hasta ahora la mayor parte de los donativos recibidos son de menos de 30 euros.

Para nosotros no hay donativo pequeño.

Para colaborar en nuestra campaña de crowdfunding se puede acudir nuestra web aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies